24 Leyes absurdas de Murphy

Si algo puede salir mal, no te quepa duda de que saldrá mal

La Ley de Murphy es una forma cómica y mayoritariamente ficticia de explicar los infortunios en todo tipo de ámbitos que, a grandes rasgos, se basa en el adagio siguiente:

 

«Si algo puede salir mal, saldrá mal.»

 

Esta frase, que denota una actitud “pesimista”, resignada y burlona a la vez ante el devenir de acontecimientos futuros, sería aplicable a todo tipo de situaciones, desde las más banales de la vida cotidiana hasta otras más trascendentes.
 

01.      Cuando tras años de haber guardado una cosa sin usarla, decides tirarla, no pasará más de una semana cuando la necesites.

02.       La otra cola es más rápida.

03.      La probabilidad de que te manches comiendo es directamente proporcional a la necesidad que tengas de estar limpio.

04.      La ayuda de Windows nunca te ayudará.

05.      Cuando necesites abrir una puerta con la única mano libre, la llave estará en el bolsillo opuesto.

06.      Cuando tienes prisa, el semáforo siempre esta en rojo.

07.      Los que viven más cerca son los últimos en llegar.

08.      Da igual por donde abras la caja de un medicamento. Siempre te molestará el prospecto.

09.      Cuando tengas las manos embadurnadas de grasa, te comenzara a picar la nariz.

10.      Si algo puede salir mal, saldrá mal.

11.      El que ronca es el que se duerme primero

12.      El bolígrafo que nunca escribe es el que está al lado del teléfono.

13.      Llegarás al teléfono justo a tiempo para oír como cuelgan.

14.      La tostada siempre cae por el lado de la mantequilla

15.      Los aparcamientos aparecen cuando ya no los necesitas.

16.      Los seguros lo cubren todo, excepto lo que sucede.

17.      Si durante todo el día has esperado recibir una llamada, ésta sonará cuando estés en la ducha.

18.      Si echas a caminar, el autobús llegará precisamente cuando te encuentres a mitad de camino entre las dos paradas.

19.      Siempre habrá alguien presente cuando cometas un error.

20.      El 50% de los usuarios de aparatos electrónicos solo lee las instrucciones después de haber estropeado el equipo con su uso indebido, el otro 50% ni aun así las lee.

21.      La estupidez de tu acción es directamente proporcional al número de personas que te estén observando en ese momento.

22.      Si tienes papel, no tendrás bolígrafo, si tienes bolígrafo, no tendrás papel; y si tienes papel y bolígrafo, no necesitarás escribir nada.

23.      No importa lo que salga mal, siempre encontrarás quien, después, te diga que sabía como evitarlo.

24.      Si ha sido difícil de desembalar, será imposible volverlo a embalar.