¿Que hacer para vender Más?

Consejos para aumentar las ventas de un negocio en crisis

Seamos honestos con nosotros mismos. Es muy probable que nuestro negocio haya sufrido un descenso de las ventas. En esto caso, lo primero que debemos hacer ante todo es analizar la causa por el cual nuestras ventas están cayendo. ¿Se debe estrictamente a la crisis? ¿Nuestra competencia esta más fuerte que nosotros?. En esta situación, antes de tomar nuevas medidas, deberemos prestar atención a los motivos de la pérdida de rentabilidad, ya que puede que desde hace tiempo estemos sufriendo los síntomas del “negocio enfermo”.

Por otro lado, puede que nuestro negocio sea de nueva creación y no hemos conseguido alzar el vuelo aún, por lo que las facturas se acumulan una tras una mientras esperamos eternamente a que nuestros clientes lleguen. Digamos que nuestro negocio, a día de hoy no es rentable y debemos hacerlo crecer. Las medidas a adoptar y los pasos que vamos a dar para aumentar nuestras ventas son de puro sentido común, aunque a veces, desde el fondo del pozo, no podamos ver la luz con claridad.

1. Cuida a tus Clientes.

Debemos focalizarnos en nuestros actuales clientes, aquellos que ya llevan tiempo confiando nuestros productos o servicios. Es necesario entender que si ayudamos a nuestro cliente a crecer y conseguimos fidelizarlo, este aumentará su número de pedidos y por consiguiente repercutirá positivamente en nosotros. 

Esta claro que un cliente satisfecho nos reportara recomendaciones y ello nos aportara nuevos clientes. 

2. Busca Nuevos Clientes.

También debemos salir en busca de nuevos clientes y nuevos mercados. Cuando las ventas en nuestra zona escasean, hay que ampliar horizontes, expandirse… (en tiempos de crisis hay que crecer). 

Atraer clientes que llevan tiempo confiando en otra empresa no es una tarea  sencilla, por lo que hay que desarrollar un buen trabajo de calle y comercial, teniendo que hacer en ocasiones concesiones como descuentos extraordinarios (vamos a llamarlo inversión) para conseguir una oportunidad. 

Pensemos que un cliente descontento con su proveedor habitual puede proporcionarnos mucha información sobre las causas que han motivado el cambio de esa empresa a la nuestra. Debemos aprovechar toda esta información en beneficio propio para no cometer los mismos errores y mejorar en el servicio que vayamos a dar.

3. Renegocia con Proveedores.

Reúnete con tus actuales proveedores para negociar nuevas condiciones de precio. Explícales tu nuevo proyecto. La mejor forma de ser competitivo en el mercado es bajar precios, por lo que deberás usar a tus proveedores como apoyo para poder ofrecer mejores precios a tus clientes.

En caso de que no estén por la labor, quizás sea momento de buscar nuevos proveedores que te ofrezcan una calidad similar y un mejor precio. 

Una buena posibilidad radica en establecer una sinergia y colaboraciones con otras empresas de tu entorno.

4. Invierte en Publicidad.

Para captar nuevos clientes, el hacer llegar tu producto o tu servicio a más clientes, se traduce a mayor posibilidad de ventas. Valora las diferentes formas de publicidad para tu negocio. 

No veas la publicidad como un gasto, sino como una inversión.

5. Persigue Nuevos Modelos de Negocio.

Cuando hablamos de nuevos modelos de negocio, hablamos tanto de nuevos productos o servicios, como de nuevas formas de venderlo. Aunque suene a repetitivo, hoy día, un negocio debe tener presencia en Internet y vender en la red.

Internet es un escaparate al mundo que está abierto 24 horas, los 7 días de la semana, por lo que es un comercial que trabaja para tí a un precio muy barato. Las empresas que se introdujeron en Internet aseguran que hoy por hoy la red, en algunos casos es la responsable del 70% de la facturación total de su negocio, por lo que debemos estar ahí si o si.

Además, podemos buscar nuevos productos o servicios complementarios a nuestro negocio y que sean atractivos para nuestros clientes actuales y futuros. En resumen, d-i-v-e-r-s-i-f-i-c-a-r. 

A mayor variedad, mayores posibilidades de venta.

6. Cuida tu Imagen.

Supongo que has oído aquello de “la primera impresión es la que cuenta”. A los ojos de nuestros clientes actuales y futuros e incluso competidores, la imagen de la empresa cuenta, y mucho.

En el caso de que tengas un local, tal vez debas plantearte si es el adecuado por zona o distribución, o si esta mal decorado o necesita una mano de pintura, o tal vez deberías esmerar la limpieza y reparar aquella persiana rota, tal vez debas cambiar tu rotulo o logotipo, o tu imagen personal o la que ofreces en Internet. 

La imagen vende! Transmite confianza a tus clientes y refuerza el interés por tu marca.

7. Sácale el Jugo a Internet.

Antes hablábamos de la importancia de estar presente en Internet. Ahora se trata de explotarlo al máximo, por lo que deberemos hacer una buena labor de “Network Marketing”. Usa las redes sociales, crea un blog para informar para acercar tu marca a la gente, interactúa con los usuarios de las redes sociales.

Dicho de otra forma, haz que tu marca sea visible en todas partes. Socialízala, hazla próxima. Comparte, interactúa, escucha… 

Sino estas en Internet, no existes.

8. Usa Estrategias Inteligentes de Mercado.

Solo una reflexión… Nunca he entendido el por qué en algunos países una empresa no es capaz de colaborar con otra. Nos da miedo hablar con otras empresas, nos asusta la competencia. 

La competencia es buena, aprendemos de ella, nos ayuda a mejorar y por que no, pueden surgir sinergias y/o colaboraciones que nos hagan crecer. 

Constantemente estamos viendo como grandes empresas alcanzan pactos entre ellas para así ser mas fuertes.