La Primera Impresión en una Entrevista

No hay una segunda oportunidad para una primera impresión

Cuando se entrevista gente sin experiencia laboral generalmente los entrevistadores van detrás del análisis a fondo de sus conductas, su estilo personal y por supuesto del trabajo de preparación frente a la entrevista. Muy raro sería que alguien recién graduado tuviera en su currículum una experiencia relevante para mostrar. En general, la norma indica que el currículum será de una página, con algunas notas frente a sus aficiones, su promedio de carrera si fue un excelente estudiante y finalmente unos cuantos hobbies que pudieran impresionar a su interlocutor.

La primera opinión es la que cuenta

¿En que se Fija el Entrevistador?

Te damos algunas claves sobre como afrontar una entrevista con éxito.

  1. Análisis de las Conductas: (competencias los llaman los expertos): Cuando se contrata un ejecutivo joven básicamente se valora su potencial, es decir, su capacidad para crecer dentro de la organización y para ser moldeado (entrenado suena mejor) frente a lo que se considera exitoso frente a los propios parámetros de la empresa. Ver ganas, pasión por aprender, capacidad de sacrificio, una personalidad fácil de tratar, e inquietud intelectual.
  2. Tu estilo personal: Aquí podríamos entrar en un terreno más subjetivo. Todos valoramos diferente el estilo de la persona, pero en general, sin perder su esencia, se va detrás de identificar en el candidato su confianza, su porte, su capacidad de comunicación, su nivel de energía, sus modales. El lenguaje no verbal pesa mucho en esta fase. Se requiere alguien seguro de si mismo (no arrogante), serio (no tímido), inquieto y soñador (no disperso) y ante todo con ganas de comerse el mundo y de que se le enseñe. La humildad tiene un valor inmenso y el brillo en sus ojos fundamental (enamorado ante la propuesta que se le plantea).
  3. Interés sobre el puesto de trabajo: Finalmente, y como último elemento está su preparación para la entrevista. Se espera que el entrevistado haya hecho su tarea previa antes de la entrevista. Que haya visitado la página web, googleado a sus socios, las cifras de la empresa, los datos de la competencia. Es conveniente que llegue lleno de inquietudes y que remate la entrevista con miles de preguntas que hayan surgido de su trabajo de investigación.

Nada más determinante en la carrera de un profesional que su primera experiencia laboral y sobre todo que sus primeros jefes. Imperdonable que se llegue a la entrevista como si lo estuvieran invitando a un blind date. Nada más frustrante para el entrevistador que encontrarse al otro lado de la mesa con alguien ignorante frente a la empresa que lo entrevista.

¡Suerte con tu entrevista!